Vivimos en un tiempo en el que la política está marcada por el imperio casi absoluto del pragmatismo, la mera gestión y las habilidades tecnológicas. Detrás de estos planteamientos suele haber un desprecio, unas veces soterrado y otras, directo, por los ámbitos de los valores y las ideas. Se [...]