No fue una cuestión personal. El bofetón-humillación-encerrona que el pasado día 5 sufrió el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad a manos del ministro de exteriores ruso, Serguéi Lavrov, no estaba dirigido a Josep Borrell sino a los Veintisiete. Fue, por una [...]