No es nuevo. De hecho, mucho se sabía o se sospechaba. A saber, que usando datos de las redes sociales se puede agregar o personalizar mensajes –verdaderos o falsos– que llegan a muchos millones de sus usuarios individuales (aunque sea con seudónimos, son reales) o a grupos de ellos. [...]