No es, como nos indican los casos de Hong Kong, Chile, Bolivia o Francia, un asunto exclusivamente árabe. Tampoco responden a las mismas motivaciones, dado que las particularidades de cada sociedad imprimen un fuerte carácter nacional a cada uno de los movimientos de protesta que se están registrando hoy [...]