Hubo un tiempo, ya en plena segunda revolución industrial, que el primer objetivo a capturar por todo movimiento golpista contra gobiernos legítimos era la sede de la Telefónica y de alguna radio. Después fue la televisión. El golpe de Estado de los militares en Myanmar desde el pasado 1 [...]