Ingenieros, científicos y otros empleados de varias grandes plataformas tecnológicas de EEUU se han rebelado en los últimos tiempos. No quieren que sus empresas trabajen para el Pentágono ni para luchar mediante técnicas de reconocimiento facial contra la inmigración irregular. Han forzado en las últimas semanas a varios [...]