La paz perpetua, más allá de lo que Kant pudiera realmente pensar, ni siquiera existe en los cementerios. Recordemos que el “chino de Königsberg”, como le gustaba ácidamente a Nietzsche referirse a él, no confiaba tanto en la bondad natural humana para llegar a esa situación, como en la [...]