El chavismo, ahora en su fase superior (¿o inferior?) del madurismo, ha destrozado un país. Llegó al poder desde las urnas (con una previa intentona golpista de Hugo Chávez en 1992) con un mandato de redistribuir mejor la riqueza nacional y acabar con la corrupción del anterior régimen. Redistribuyó, [...]