A la mayor parte de las mujeres del primer mundo les preocupa poco el sesgo anti-femenino de la Iglesia católica, con su representación masculina de Dios o su prohibición del acceso al sacerdocio para las féminas. Les preocupa poco porque viven en sociedades secularizadas, en las que la religión [...]