El asesinato de Mohsen Fakhrizadeh, reconocido como padre del programa nuclear iraní que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) declaró paralizado en 2003, no resuelve ningún problema y, por el contrario, crea o acelera otros muy inquietantes. No sirve, en primer lugar, para frenar el polémico programa [...]