El contumaz cortoplacismo con el que se suelen gestionar los asuntos internacionales tiene en el Sahel uno de los ejemplos más visibles. La región –que abarca más de 3 millones de km2, englobando a Mauritania y Senegal, en un extremo, y a Eritrea, Etiopía y Somalia, en el opuesto– [...]