Tras la Revolución Francesa, regresaron los nobles que se expatriaron para evitar sus excesos. En lugar de tomar nota de lo que había ocurrido, continuaron actuando como antes de irse. El antiguo ministro de Asuntos Exteriores de la Revolución, el marqués de Talleyrand, les reprochó que se comportaran como [...]