En noviembre de  2011, el gobierno británico aprobaba su Estrategia Nacional de Ciberseguridad, un documento programático que giraba en torno a cuatro grandes objetivos: Luchar contra el cibercrimen y convertir al Reino Unido en el lugar más seguro del mundo para hacer negocios en el ciberespacio. Mejorar las cibercapacidades defensivas del país. [...]