Una vez acabada la II Guerra Mundial, la industria fue durante décadas uno de los principales baluartes del crecimiento y la prosperidad en Europa por su capacidad para generar innovaciones tecnológicas, sus empleos remunerados por encima de la media y, en general, su intenso efecto arrastre sobre el resto [...]