Es habitual en las democracias liberales que el Estado no pregunte a sus ciudadanos cuál es su religión, de forma que a menudo no existen datos oficiales que permitan conocer la distribución de la población en este aspecto. En España, a falta de esos datos, se ha extendido y [...]