El enfrentamiento, relativamente repentino, entre China y EEUU puede marcar al conjunto del mundo en los próximos lustros, organizarlo, o, mejor dicho, desorganizarlo aún más, y dividirlo en ecosistemas en parte incompatibles entre sí, debido a estándares tecnológicos, pero también económicos y políticos, diferentes. No es una mera guerra [...]