En Rusia, como en otros países, la farsa judicial –la aparente legalidad de un juicio fraudulento– es la forma habitual de disfrazar la intención de aplicar sentencias previsibles a gentes particularmente molestas para el poder político. Y Alexéi Navalni, el opositor ruso que fue envenenado con el agente nervioso [...]