Son los candidatos más rechazados en términos de popularidad y, sin embargo, los más vistos, con la mayor audiencia registrada en la historia de EEUU para un debate presidencial: una media de 84 millones de telespectadores a los que hay que sumar 2,5 millones de personas que lo siguieron [...]