Está claro que Baga no es París. Ni es la capital de un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y de un país con una fantástica maquinaria diplomática capaz de movilizar a más de cuarenta gobernantes para escenificar el rechazo al terrorismo, ni tiene la glamurosa [...]