Ese es, en esencia, el mensaje que Washington, Londres y París han enviado al régimen de Bashar al-Assad. Puede parecer chocante, en principio, que la forma de hacerlo haya sido a través de un ataque, pero analizando lo ocurrido durante apenas una hora en la madrugada del pasado día [...]