Ninguno de los dos actores principales ceja en su empeño, elevando la tensión en un peligroso duelo en el que, aunque racionalmente ni Washington ni Teherán pueden desear la confrontación bélica directa, llevan ya demasiado tiempo jugando con un fuego que puede acabar no solo quemándolos a ellos, sino [...]