“I am because we are”

Esta frase resume lo que significa “Ubuntu”, un principio Xhosa que Mandela convirtió en política. Y Barack Obama lo recordó durante el homenaje que el mundo entero le rindió:

“There is a word in South Africa — Ubuntu, a word that captures Mandela’s greatest gift: His recognition that we are all bound together in ways that are invisible to the eye; that there is a oneness to humanity; that we achieve ourselves by sharing ourselves with others, and caring for those around us. … He not only embodied Ubuntu, he taught millions to find that truth within themselves”.

La lluvia no dio tregua durante la gran ceremonia para homenajear a Nelson Mandela, una lluvia que según la cultura africana es una bendición, es un signo de vida y simboliza el renacer. Era lo mejor que podía pasar en un ceremonial alegre que nada tiene que ver con lo ocurre en otras culturas. Colores, cánticos y un sinfín de aclamaciones de los sudafricanos agradecidos a Tata Madiba por devolverles la “dignidad”.


Especial informativo – Funeral por Mandela. Parte 1. TVE1, 10/12/2013

Pero los ceremoniales pasarán y Sudáfrica –  aún una joven democracia – volverá a una realidad no tan esperanzadora como en 1994. En el último año y medio, el país se ha enfrentado a los peores disturbios de los últimos veinte años, en el que se han entremezclado huelgas salvajes con violentas respuestas policiales y una engorrosa lucha por el liderazgo dentro del gobernante y omnipotente Congreso Nacional Africano (CNA). Atrás queda esa transición hacia la democracia que Mandela supo liderar: qué mejor diplomático que él para animar a los inversores extranjeros y al turismo para descubrir un nuevo país; quien mejor que él para asegurar al mundo que el proceso sería un éxito gracias a la reconciliación y el consenso, las claves de su presidencia. Y lo consiguió: sacó a su país del férreo aislamiento en el que estuvo durante décadas, lo sumergió en la economía de mercado y lo convirtió en un prometedor “emergente”.

Pero después de un importante crecimiento económico, las desigualdades, la pobreza, la corrupción, el crimen y la xenofobia se expanden peligrosamente por todo el país. Inevitablemente, los sudafricanos echan una mirada al pasado, y más ahora que nunca al haber perdido a su gran referente moral,  con sus aciertos y con sus errores.

La esperanza de una Sudáfrica mejor que trató de encarnar Mandela es lo que el país debe recuperar, pero dejando de mirar hacia atrás – hacia el legado de Mandela – y empezar a mirar hacia adelante y a las elecciones de 2014. Después de veinte años dirigidos por un único partido, es necesario un cambio de rumbo, y esa sería la mejor forma de que los surafricanos honren la memoria de su gran conciliador, de su líder carismático, de su mentor, de su icono.

Política de comentarios:

The comments on this page are moderated and will not appear immediately. Those comments which do not meet the community standards and policy comments will be deleted.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Real Instituto Elcano - The Elcano Royal Institute | Príncipe de Vergara, 51. 28006 Madrid (España - Spain) | 2012 -2016 | Creative Commons BY-NC-ND 3.0