España y Europa en un mundo post europeo

España y Europa en un mundo post europeo. Emilo Lamo Espinosa en Casa América (2018). Foto: Casa América (CC BY-NC-ND 2.0) Blog Elcano

Emilo Lamo Espinosa en Casa América (2018). Foto: Casa América (CC BY-NC-ND 2.0)

En los años posteriores a la Primera Guerra Mundial se difundieron libros sobre la decadencia de las naciones, los continentes o las civilizaciones, sobre todo tras el éxito de La decadencia de Occidente de Spengler, aunque la bibliografía sobre ese tema se remonta siglos atrás. Ahí está, por ejemplo, la Consideración sobre la grandeza y la decadencia de los romanos de Montesquieu. En general, se podría afirmar que la decadencia se transforma en un tema recurrente en las épocas en que se viven cambios trascendentales. La nuestra es una de ellas, lo que da especial interés a libros como Entre águilas y dragones. El declive de Occidente de Emilio Lamo de Espinosa, galardonado con Premio Espasa de Ensayo 2021.

La obra de Lamo no es, sin embargo, una resignación ante la decadencia. Para empezar, hay un rechazo de ese concepto, que es sustituido por el de declive. Occidente vive horas bajas ciertamente, pero no ha entrado en decadencia. Ha encarnado la modernidad y ha europeizado el mundo con la difusión de la economía de mercado, la democracia liberal y la ciencia. Los que se proclaman adversarios de Occidente, las potencias emergentes, no se pueden sustraer a esas influencias, aunque aspiren a una desoccidentalización. Tal y como afirma Lamo, Occidente marca una dirección evolutiva de alcance histórico-universal. Surge ahora con nitidez, como nos recuerda el autor, la “influencia civilizadora del capital” en expresión de Marx.

Emilio Lamo de Espinosa se ha formado en el pensamiento de Ortega, y al igual que su maestro, hace interesantes reflexiones sobre Europa y España. Escribe incluso un Epílogo para españoles en su libro, que recuerda a los que escribiera Ortega en La rebelión de las masas. Coincide con él en la necesidad de la europeización de España, un propósito muy presente en la clase política y en la sociedad que encabezaron la transición a la democracia. Europa sigue siendo nuestro escenario y destino, y se me ocurre añadir que cuestionar la transición equivale a alejarse de Europa porque uno de los objetivos de aquel proceso era pasar a formar parte de las democracias liberales europeas. Una Europa no liberal será inevitablemente una Europa de la discordia, algo muy alejado del proyecto de integración puesto de los padres fundadores.

Europa es nuestro destino porque la geografía es la historia. Lo dio a entender Montesquieu, citado en diversas ocasiones por Lamo. No hay otro destino fuera de Europa. Por eso, las elucubraciones ideológicas o los intereses económicos efímeros que nos alejen de ella tendrán un recorrido de corto alcance y contribuirán a acrecentar el ensimismamiento que nos aletarga. Toda política exterior que no asuma plenamente las dimensiones europea y atlantista carece de realismo. Estas dimensiones deben de acompañar siempre nuestra proyección en el mundo exterior, incluso cuando nos movamos en áreas emergentes de Asia o África. Puede que el europeísmo y el atlantismo hayan sido simples metas a alcanzar por algunos países, y una vez logradas los hayan llevado a un estado de plácido reposo o de seguidismo. No debe de ser este el ideal de España, una potencia media, y no un país pequeño. Según reitera acertadamente Lamo, debemos de saber combinar nuestra presencia en la UE y la OTAN con una ambiciosa política de relaciones bilaterales con nuestros vecinos más cercanos, nuestros aliados y los países de América Latina. Podría añadirse que en esto deberíamos imitar a Rusia y China que en sus respectivas estrategias prefieren las relaciones bilaterales a las multilaterales, pero con una notable diferencia: España sí cree en el multilateralismo y lo practica.

El autor recalca un hecho cierto de nuestra política exterior a comienzos de siglo: España no consiguió estar en “el corazón de Europa”, tal y como aseguraba Rodríguez Zapatero en 2004. Debieron de influir, sin duda, los gobiernos de Merkel y Sarkozy, y sobre todo la crisis financiera de 2008, que nos situó al borde del rescate. Las malas perspectivas económicas actuales, en parte derivadas de la pandemia, y nuestra acuciante necesidad de los fondos europeos no auguran tampoco un panorama halagüeño. Respecto a la dimensión atlantista, las relaciones con Estados Unidos no han ido a mejor. No ha contribuido a ello una sucesión de desencuentros personales con los mandatarios estadounidenses, aunque quizás ha sido más determinante la política española respecto a América Latina. Hubo un tiempo en que la transición española era un modelo para las naciones del otro lado del Atlántico e incluso hubo otro tiempo, tampoco tan lejano, de amplia proyección económica española en aquellos países. Todo eso ha quedado atrás. Es verdad que los tiempos han cambiado, pero la percepción de Washington, con independencia de sus presidentes, es que España lleva a cabo una política exterior en la que no siempre se pone el suficiente énfasis en la defensa de la democracia y del Estado de derecho. Podríamos añadir que, aunque los caudillismos sean una herencia hispana, la España democrática debería ser menos “comprensiva” hacia ellos. Hace Lamo una muy acertada observación: si España cuenta en América Latina es por lo que cuenta en la UE y a la inversa. Esto pone de evidencia que no somos el puente entre Europa y América Latina, si es que alguna vez llegamos a serlo realmente. Cabe hacer otra deducción: si no contamos para Estados Unidos, tampoco contaremos para América Latina. Por tanto, España no puede sustraerse a las dimensiones europea y atlantista. Es más: tiene que mejorar su papel en ambas.

Hay que coincidir también con el autor en que el mundo emergente no puede ser definido como post occidental, pues el águila americana, aunque envejecida, tiene poderosas garras para rivalizar con los dragones asiáticos, sobre todo el chino, que le obsesiona hasta el extremo de sacrificar todo, desde Asia Central a Oriente Próximo y seguramente otras regiones, para su contención. Pero lo que es indiscutible es que vivimos en un mundo post europeo. La historia de Europa no ya es una historia universal, sino que ha descendido a la categoría de historia regional. Es el tiempo de Europa después de Europa, en expresión del filósofo checo Jan Patocka. Son momentos en que Europa debe de conquistarse a sí misma, tal y como señala Lamo, o se verá conquistada por el nuevo mundo emergente. El autor ve, sin duda, el peligro de que Europa se convierta en una mera península de Eurasia, que no contará demasiado en la rivalidad entre chinos y estadounidenses. La geografía, una vez más, resulta decisiva.

Hace unos años se contraponía en las relaciones internacionales un mundo kantiano frente a un mundo hobbesiano. Lamo nos recuerda esta realidad incómoda: Europa no debe limitarse a ser kantiana. Hay quien se conforma con esa “gran Suiza libre y feliz”, a la que se refirió Churchill en Zúrich en 1946. Cabe añadir que eso sería una Europa ensimismada, una Europa fortaleza, una Europa sin futuro. El futuro de la UE, y el de España, se juega fuera de nuestras naciones y de nuestro continente. La solución no es una UE confederal y de bajo coste, en expresión de Lamo. Europa no puede basarlo todo en el soft power. El problema es, sin duda, que falta esa voluntad política para que la política exterior y la de seguridad sean más que un capítulo de buenas intenciones y escasas realizaciones. Aquí sería aplicable lo que el autor decía de España y América Latina: Europa debe contar tanto para Estados Unidos como para China. No deben de percibirla como un actor secundario, alejado del nuevo escenario geopolítico. Esto no implica ninguna equidistancia, pues hay que revitalizar el vínculo trasatlántico, lo que no es incompatible con una mayor autonomía en seguridad y defensa. Y una observación final, de mi propia cosecha: Europa no debe esperar un posible distanciamiento entre Rusia y China, por su disparidad de intereses en Asia Central. No habrá un Nixon europeo para peregrinar con éxito a Moscú. Europa debe de ser activa y estar muy presente en todos los escenarios decisivos del siglo XXI, y no confiar en las viejas y efímeras políticas de equilibrio.

Comentarios
  1. Manuel Bellido Milla

Política de comentarios:

The comments on this page are moderated and will not appear immediately. Those comments which do not meet the community standards and policy comments will be deleted.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto | Aviso legal y política de privacidad

2012-2021, Real Instituto Elcano - Elcano Royal Institute | Príncipe de Vergara, 51. 28006 Madrid (España - Spain) | Creative Commons BY-NC-ND 3.0